domingo, 31 de agosto de 2014

REQUISITOS PARA OBTENER LICENCIA DE CONDUCIR

Requisitos para solicitar Licencia para Conducir por primera vez

• Solicitud de Planilla Única Trámite (PUT)
• Copia y Presentar Cédula de Identidad laminada (legible y vigente)
• Certificado Médico para Conducir (vigente)
• Dos (2) fotos tipo carnet (en caso de ser Oficina No en Linea)

Depósitos Bancarios en efectivo para:
• Exámen teórico / práctico para obtener Licencia para Conducir
• Licencia de Segundo Grado
• Licencia de Tercer Grado
• Licencia de Cuarto Grado
• Licencia de Quinto Grado

Requisitos para solicitar Renovación de Licencia para Conducir

• Solicitud de Planilla Única Trámite (PUT)
• Certificado Médico para Conducir (vigente)
• Copia y Presentar Cédula de Identidad laminada (legible y vigente)

Depósito bancario en efectivo para:
• Certificación de Datos de Licencia (Solo en caso de no registrar en sistema)
• Licencia de Segundo Grado
• Licencia de Tercer Grado
• Licencia de Cuarto Grado
• Licencia de Quinto Grado
• Título de Conductor



FUENTE: http://www.intt.gob.ve/

sábado, 30 de agosto de 2014

CÓMO USAR LOS PEDALES DEL VEHÍCULO

El sistema de los pedales en un automóvil


La función de aceleración de los vehículos va intrínsecamente ligada a la acción de frenado ya que desde que se inventaron los primeros modelos de carros, movidos por vapor en los años 1784, hacía falta algún tipo de freno.

En la actualidad en los vehículos modernos, se ha instaurado la costumbre, puesto que es de mayor facilidad en su manejo, la ubicación que todos conocemos de los tres pedales. El funcionamiento es mecánico-directo a través de una barra.

El pedal del acelerador es un elemento del vehículo con el que se regula la cantidad del flujo de combustible que llega al motor. Éste término de pedal de aceleración existe desde los comienzos de la historia del autómovil cuando a través del correspondiente pedal, válvula de estrangulación o compuerta se regulaba la entrada de aire al carburador.

La disposición dentro de un coche del un pedal de aceleración se puede clasificar en dos formas: un pedal fijo sujeto al suelo del vehículo mediante una bisagra o un pedal colgante en la zona de los pies. En algunos de los vehículos más modernos el pedal ya no funciona de una manera mecánica si no eléctrica. El pedal esá conectado a un sensor el cuál traduce la potencia de la pisada en ordenes sobre el sistema de inyección a través de la centralita del motor.

El freno es aquél elemento que sirve para la reducción de la velocidad de partes de maquinaria en movimiento o de vehículos. Funcionan generalmente mediante la transformación de la energía cinética en energía térmica. Los frenos están muy relacionados con el embrague ya que se trata de un embrague un tanto especial en el que uno de sus lados es fijo. En consecuencia el desarrollo de los frenos provienen de los embragues.

Hay muchos tipos de frenos pero en automoción los más comunes son frenos de disco o de tambor. El pedal del freno es áquel componente que permite la entrada de aire a las cámaras de freno.

Y finalmente el pedal del embrague es un componente situado dentro del vehículo que el conductor pisa para accionar el embrague. El cuál es un elemento mecánico situado entre motor y transmisión de forma rígida, elástica, móvil o “libre (que se acopla y desacopla)”. El embrague “libre” en automoción, accionado por el pie, posibilita el arranque y el cambio entre los distintos niveles de embrague normalizando la diferencia de revoluciones entre los dos elementos.


viernes, 29 de agosto de 2014

MOVIMIENTO CORRECTO DEL VOLANTE

COMO MOVER EL VOLANTE CORRECTAMENTE


La conducción requiere el buen uso o manejo del volante para controlar de forma segura la dirección del vehículo. Para ello, si dividimos el volante en dos medias porciones, trazando una línea imaginaria como si fuese el diámetro de una circunferencia, y las manos en la posición de las tres menos cuarto, si movemos los brazos de izquierda a derecha o al revés, dependiendo de la amplitud del trazado, conseguiremos tomar una curva suave sin esfuerzo.

En vías interurbanas, con curvas cerradas, con un giro de radio más pronunciado, se procedería de la siguiente forma: Si la curva es hacia la derecha, giraremos con firmeza el volante colocando la mano derecha tras su desplazamiento (siguiendo con el ejemplo del reloj) de las tres a las doce para tirar del volante hacia abajo y como mucho hasta las seis. La mano izquierda permanecería abierta en las nueve y preparada para ceder más si es necesario o para deshacer el giro. Por otro lado, si la curva es a la izquierda, los giros se realizarían al revés que a la derecha. Todo ello, teniendo en cuenta que tenemos que facilitar el retroceso del volante hasta su posición normal quedando una mano en su posición correcta y la otra girando tras su desplazamiento desde su zona más alta.

No obstante, este tipo de maniobras tanto si son nuevas para nosotros como si tenemos poca experiencia conviene primero realizar unas prácticas en vías no abiertas al tráfico o incluso en casa simulando con el uso de un plato de una vajilla un volante para saber cómo realizar los movimientos correctamente y así durante la conducción evitar cualquier situación de riesgo que se nos presente como, por ejemplo, una posible maniobra evasiva incorrecta ante la presencia de un animal, un cambio brusco del trazado no señalizado o no conocido, ante la irrupción de un peatón en la calzada, una retención de vehículos por imperativos del tráfico, etcétera.



jueves, 28 de agosto de 2014

POSICIÓN CORRECTA DE LAS MANOS AL VOLANTE

POSICIÓN SEGURA DE LAS MANOS

CORTESÍA MUNDOMOTOR

El volante debe ser manejado por las dos manos durante cualquier maniobra, salvo que una de ellas tenga utilizar la palanca de velocidades u otro mando previo a la maniobra.

Las posiciones correctas de las manos sobre el volante consiste en situarlas, comparando el volante con un reloj y sus manillas con las manos, entre las diez y diez y las tres menos cuarto. Cuando digo: sobre el volante, me refiero a que hay que agarrarlo de forma que no se resbale mientras se gira hacia los lados ni tampoco de manera que provoque tensión en los brazos pues éstos no tienen por qué estar rígidos. Hoy en día, gracias a la dirección asistida en los vehículos no se necesita emplear la fuerza.

Posición de los dedos pulgares éstos queden por fuera apoyados sobre el marco del círculo evitando que queden por debajo del volante. Ya, que, según los expertos, debido a las vibraciones del sistema de la dirección del coche por la configuración del terreno pueden provocar en nuestra espalda, en el caso de pasar por un badén o socavón, una lesión cervical o agravarse este tipo lesiones en el caso de impacto contra otro vehículo, frenada brusca o cualquier maniobra de respuesta inmediata.





miércoles, 27 de agosto de 2014

USO CORRECTO DEL VOLANTE EN LA CONDUCCIÓN

POSICIÓN CORRECTA AL VOLANTE


El volante es el principal elemento de dirección, generalmente en forma de aro, con el que el conductor, desde su posición, dirige la trayectoria del vehículo. Si bien, llevarlo ajustado en altura y conociendo la manera correcta de sujetarlo, sus movimientos básicos y  aplicando una serie de técnicas durante la conducción, conseguiremos una conducción más cómoda y, por tanto, más segura.

En primer lugar, la posición del conductor frente al volante le debe permitir que al extender sus brazos sin rigidez, sus muñecas reposen sobre la parte alta del volante. Por otro lado, para completar la postura correcta, sus hombros no deben separarse de la parte alta del respaldo sin detrimento de su visión hacia adelante o hacia la información que le proporcionan los mandos del vehículo. Otro dato, no menos importante es que antes de exceder en altura es preferible bajar el volante y el asiento y así dejar más espacio entre la parte alta de la cabeza y techo del vehículo, consiguiendo así más seguridad en caso de vuelvo.

La posición de conducción o al volante, como suele decirse, empieza realmente cuando después de regular el asiento, reposacabezas, espejos y cinturón de seguridad decidimos arrancar el vehículo. Para ello, primero, desbloquearemos el volante tras girarlo hacia la izquierda a la vez que giramos la llave (si el coche no es automático) y, segundo, comprobaremos que podemos girarlo hacia los lados antes de iniciar la marcha e incorporarnos a la circulación.


TRÁNSITO Noticias

Loading...